5 accesorios para baños de discapacitados en una empresa


Un aspecto clave que las empresas deben considerar en la planeación de sus instalaciones es el ofrecer las diferentes soluciones para facilitar la movilidad de las personas discapacitadas. Dentro de estos requerimientos, es necesario incluir los accesorios para baños discapacitados que pueden mejorar la accesibilidad en esos espacios. Sigue leyendo y conoce los mejores complementos para este fin.

1. Barras de apoyo

Las barras de apoyo son uno de los accesorios indispensables de los baños para discapacitados. Esto se debe a que las personas con movilidad reducida necesitan tener un apoyo para sentarse y levantarse con completa seguridad y confianza. Dependiendo de la locación del retrete, deberán estar aseguradas a lo largo de la pared tipo barandilla (en el caso que el WC esté en un rincón); otra opción es situarlas horizontalmente y rodear el WC para mayor estabilidad. Lo importante, sin duda, es proporcionar un apoyo firme para evitar caídas.

2. Suelo antideslizante

Es importante que el piso debe cuente con un material antideslizante para minimizar posibles resbalones. Ciertamente, esto cobra doble importancia porque a veces los baños suelen tener el piso húmedo por algún derrame de agua o las tareas de limpieza. Por otro lado, si el cuarto de baño tiene una rampa para las sillas de ruedas, es indispensable poseer este tipo de seguridad para facilitar la entrada. Adicionalmente, es vital no contar con ningún obstáculo en el piso como alfombrillas o escalones. 

3. WC adaptado

Si consideras las dificultades para las personas con movilidad reducida a la hora de sentarse en él, el abanico de posibilidades se expande para encontrar soluciones. En primer lugar, instalar el WC con firmeza y recurrir, en lo posible, a materiales resistentes. En segundo, debe estar a 50 cm sobre el suelo para facilitar el acceso desde una silla de ruedas. El retrete es quizás lo más importante del baño y debe ser tratado como tal.

4. Lavamanos a la altura

Para completar un proceso ágil y apto para la sanitización, el lavamanos también contará con ciertas singularidades. Un rasgo clave es situarlo más abajo que los comunes, la altura debe ser accesible desde una silla de ruedas, es decir a unos 80 cm aproximadamente, e incluir una llave con sensores o palanca, con el fin de evitar movimientos difíciles e innecesarios para accionarla. Además, no deberá tener muebles por debajo para que la silla de ruedas pueda acercarse lo más posible.

5. Puertas especiales

Por último, la puerta del baño permitirá un acceso y salida ágil a la persona con silla de ruedas. Para lograr tal cometido, la entrada debe ser más ancha respetando como mínimo 90 cm, y en lo posible abrir hacia afuera, a menos que en el tocador haya suficiente espacio para cerrar la puerta con una silla de ruedas ya en el interior. Finalmente, uno de los accesorios para baños discapacitados imprescindibles es la perilla de la puerta, la cual debe ser tipo palanca para facilitar la apertura.En definitiva, poseer las instalaciones necesarias en tu empresa para personas con algún tipo de discapacidad es una medida beneficiosa. Es decir, los clientes mirarán con buenos ojos la preocupación demostrada hacia los trabajadores o visitantes y, de igual manera, tus empleados se sentirán cómodos en un lugar donde se practica la inclusión, mejorando así el clima laboral y el entusiasmo.


Deja un comentario