Tipo de cortina a elegir: cromado, inoxidable y plastificado


Lograr una composición armónica en la decoración del hogar es complejo, ya que se trata de una detallada unión de objetos, colores y texturas, que responden a las preferencias de cada persona y al uso que se les da a los espacios. Para conseguirlo, se requiere tener la información precisa acerca de materiales, dimensiones del hogar, objetos y muebles necesarios, para tomar buenas decisiones de compra. 

Asimismo, debes fijarte en todos los elementos que conforman la decoración de tu espacio, hasta los más sutiles cuentan. Uno de los aspectos más importantes es el tubo de cortina, ya que, en conjunto con las cortinas que elijas, ayudará a darle una personalidad determinada a tus ventanas, así que no se debe dar por sentado. Si quieres saber cómo elegir el tubo para cortina perfecto, sigue leyendo porque, a continuación, te contamos cuál es el mejor: cromado, acero inoxidable o plastificado, según tu necesidad. 

¿Qué material elegir para el tubo de mi cortina?

Cromados

Es una gran opción dentro el grupo de los metales. Los tubos para cortinas en este material están hechos para tener una larga vida útil, adaptándose a estilos sencillos que buscan priorizar la funcionalidad y la resistencia. Se caracterizan por tener un efecto brillante, aunque también existen acabados satinados, que entregan una apariencia mate.

Lo mejor es que puedes combinar el tubo cromado casi con cualquier tela y color de cortina, dándote la posibilidad de probar entre muchos estilos. Esto es muy útil si no tienes claro aún cómo quieres que se vean tus espacios. 

Acero inoxidable

También es un material de alta resistencia y durabilidad, incluso mayor que el cromo, por lo que es ideal para sostener cortinas de telas pesadas, ideales por su caída elegante. Además, al estar recubiertos por un protector que evita la oxidación se adaptan muy bien a espacios abiertos, donde están expuestos a cambios de clima y temperatura.

De igual forma, quedan grandiosos en espacios interiores, donde se busque un estilo minimalista o industrial, con detalles sofisticados y simples que destaquen en paredes, ventanas y muebles.

Plastificado

Este tipo de tubo de cortina se encuentra fácilmente en el mercado y viene en diversos diámetros, para elegir el ideal según el tamaño de la ventana y la cortina. Sin embargo, es recomendable instalar tubos plastificados en ventanas medianas o pequeñas, ya que de esta forma evitarás forzar el tubo con una cortina que sea demasiado pesada para su capacidad.

También puedes apostar por un tubo de plástico cuando quieras instalar una cortina delicada, ya que no tendrás que preocuparte por la eventual oxidación o astillamiento del material, que podría arruinar la tela. Los visillos quedan perfecto con este tipo de tubos, ya que son ligeros, perfectos para crear espacios frescos y luminosos. Como ves, actualmente existen muchas opciones que cubren las necesidades de todo tipo de hogares. Por ello, al momento de elegir tubos para cortinas, te recomendamos que visualices cuál sería el estilo de decoración que va perfecto con tus gustos y estilo de vida. De esta forma, podrías, incluso, ahorrar tiempo y dinero, ya que tomarás una decisión consciente y acertada desde el inicio.


Deja un comentario