4 características de los fierros de cortina


La elección de las barras de cortinas no es algo que deba dejarse al azar, ya que una buena decoración del hogar dependerá de la forma en que ordenes los elementos que tienes a tu disposición, y estos son uno de los más notorios. Para ello, es importante que tomes en cuenta todos aquellos factores que pueden influir en el resultado final, como las cortinas y las barras en que éstas se soportan.

Las barras de cortina no solo tienen funciones prácticas, sino que también aportan en el aspecto estético, influyendo de manera directa en la decoración del ambiente. Por ejemplo, si buscas un estilo rústico, una barra ancha y de madera sería lo ideal; en cambio, si quieres algo más minimalista, una barra angosta y larga de metal es lo más adecuado.

¿Cuáles son las características de las barras de fierro para cortinas?

Existen varios factores a considerar a la hora de elegir un fierro de cortina para determinados espacios. Entre todos ellos se destacan cuatro, que aluden tanto a la estética como a lo funcional:

1. Decoración

En términos de estética, el fierro de cortina tiene un estilo pulcro, minimalista y sofisticado. Si buscas algo más elegante, puedes jugar con los diseños de los terminales de barras de cortinas, lo que también te permitirá dar un toque único y distintivo a tus espacios.

En la misma línea, si lo que deseas es un estilo más llamativo y original, la simpleza de estas barras te permitirá jugar con diversos tonos y materiales.

2. Son fáciles de instalar

Su instalación es bastante sencilla: solo debes tomar las medidas adecuadas considerando los demás elementos del espacio. Luego, con ayuda de un taladro, debes perforar la pared y poner el tarugo correspondiente para, finalmente, instalar el soporte.

Cuando termines este proceso, sólo resta colocar el fierro de cortina -con la tela instalada- en los soportes. Cabe destacar que este trabajo es más sencillo si se hace de a dos personas, pero en caso que lo hagas por tu cuenta, siguiendo los pasos correspondientes lograrás el mismo resultado.

3. Limpieza sin mayores complicaciones

Al ser de fierro, estas barras son más sencillas de limpiar que otros materiales, como la madera o el plástico. Con un plumero puedes sacar el polvo y, en caso de tener alguna mancha más complicada, puedes limpiarla con un paño húmedo, sin necesidad de ocupar productos más elaborados.

4. Combinación

Como son sencillas y simples, los fierros de cortina cuentan con una gran variedad de opciones para combinar, todo depende del estilo que desees.

Las barras de fierro para cortinas se acomodan a todos los espacios, colores y texturas. Al ser de un solo color -generalmente oscuro- permiten que las puedas ocupar en diversos espacios, sin necesidad de restringir su uso por factores externos, como los tonos en una habitación.

Cada material de barra para cortinas tiene sus beneficios y propiedades. En el caso de metal, uno de los grandes beneficios es que facilitan una decoración libre gracias a mayores posibilidades de combinación, a diferencia de las barras de madera que restringen las posibilidades a determinados estilos.


Deja un comentario